domingo, 6 de febrero de 2011

Tango de los ojos negros

Pastora Pavón grabó en 1917, con la etiqueta de rumbas y con la muy gitana guitarra  de Currito de la Geroma, un curioso tango que se conoce como el "tango de los ojos negros".

El tango fue uno de los palos emblemáticos de Pastora, ya que no sólo fue uno de sus predilectos, sino que en cierto modo es el que la lanzó a la fama. De hecho, en sus primeros años fue conocida como cantaora de tangos, hasta el punto de que su nombre artístico (Niña de los Peines) le viene por la letra de uno de ellos ("Peinate tú con mis peines..."). Pastora siguió grabando tangos toda su vida, hasta sus postreras grabaciones de los años 1949-50. Por cierto en una de estas, le decía a Melchor de Marchena, antes de comenzar, que iba a cantar "una vez por tangos, que no los canta nadie".

Los ojos negros (Rumba)
Pastora Pavón-Currito de la Geroma (1917)

Cuando yo miro
Cuando yo veo los ojitos negros
lo mismito que mi suerte
yo no sé porqué me  mareo
y creo yo que me dan la muerte
creo que me dan la muerte
yo creo que me darán la muerte
cuando yo miro los ojitos negros
lo mismito que mi suerte

La vecina
la vecinita de allí enfrente
a mí me miraba con seriedad
porque dice que yo tengo
con su marío amistad
con su marío amistad
con su marío amistad
ay, la vecinita de allí enfrente
a mí me miraba con seriedad

Como lo descuelgan
como lo descuelgan de la cruz
crucificaíto y hecho peazos
se lo entregan a María
en sus santisimos brazos
en sus santísimos brazos
en sus santísimos brazos
como lo descuelgan de la cruz
crucificaíto hecho peazos

Ustedes son blancos
ustedes no entienden
hagan sus combinaciones
y a mí no meterme
a mí no meterme
a mí no meterme
ay, ustedes son blancos
ustedes no entienden

Tú te pones enfrente enfrente
yo te miraba de arriba abajo
yo veo que eres mu niño
y el querer cuesta trabajo
el querer cuesta trabajo
el querer cuesta trabajo
ay, tú te pones enfrente enfrente
ay, yo te miraba de arriba abajo

Poco años después de Pastora, grabaron también este tango (según referencia que me facilita Luís Soler) Telesforo del Campo y Teresita España, en 1920 y 1922 respectivamente.

Finalmente, este tango fue cantado por Pepe Marchena, de forma exquisita, en el Casino de Cabra en una de sus últimas comparecencias en público, donde con 69 años (el dice que tiene 84) y después de meterse al público en el bolsillo con su descaro habitual ("soy el mejor que canta en España de todos los tiempos, que es un mérito"), apuntó dicho cante y a continuación cantó la guajira "Una cubana me dijo", que también reproducimos.




Tango de los ojos negros y guajira
Pepe Marchena (1972)

[Tango]
Cuando yo, ay
Cuando yo veo tus ojitos tan negros
cuando veo tus ojitos negros
negros, negritos
como mi suerte
yo no sé lo que me pasaba
que los miraba y me dan la muerte
yo los miraba y me dan la muerte
yo al mirarlo me dan la muerte
cuando veo tus ojitos negros
negros, negritos como mi suerte

[Guajira]
Una cubana en Guanamacoa me dijo
yo no muero sin ver España
allí la uva, allí la uva
y aquí la caña

Vente linda cubana conmigo
te daré un café sabroso
hervido en la cafetera
y hecho con agua de pozo

Yo le dije que si era
Yo le dije que si era
nacía de la cabaña
no señor, de la montaña
no señor, de la montaña
que a lo lejos se divisa
donde se rompa la brisa
donde se rompe la brisa
La flor, la flor de la rica caña

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es impresionante lo de Pepe, que voz tenía, era melodía pura, y con la edad que tenía, casi 70 años, luego la volvió a cantar más mayor incluso, lo que no entiendo es porque se inventa lo de los 84 años.
Pero bueno, lo que no soporto es que los puristas siempre se metieron con Pepe, que si era un egocéntrico por ponerse el título maestro de maestros (cuando ese título se lo pusieron cantaores contemporáneos), que si destrozó el flamenco con su voz melodiosa y sus fusiones tropicales... Cuando este tango de Pastora es un tango intermedio, que como el tango del piyayo es una mezcla entre el tango y la guajira, no entiendo entonces por qué a Pepe se le reprochaba y tachaba de impuro cuando Pastora o el Piyayo y demás cantaores han fusionado estilos, y se han preocupado de convertir al flamenco a parte de una manera folclórica de transmitir y expresar los sentimientos, en una melodía también.
Yo soy jóven pero cuando les pongo alguna canción de Marchena a mis amigos se quedan asombrados, dicen, joder como cantaba,que bonito, y me preguntan si es flamenco, y es que el flamenco es una gran familia, y hay muchos cantes, muchos cantaores y maneras distintas de cantar al igual que cada uno tiene su tipo de voz, ni hay cante grande ni cante chico, ni sólo la soleá, los fandangos y la seguiriya es flamenco, y se desprecia a Marchena con la voz que tenía por fusionar estilos, cuando los fandangos y la soleá, la caña etc lo cantaba como nadie, y me da la impresión que Camarón por el hecho de ser gitano si se le venera aunque destrozó el flamenco, los puristas no se metían tanto con Camarón cuando tendrían más razones porque Camarón fusionó el pop, el rock, el jazz y demás con el flamenco, mientras que Marchena si acaso fusionaba diversos palos del flamenco, y hoy en día se le llama flamenco a Fondo flamenco, a Melendi y demás, y esta confusión la inició Camarón, eso es destrozar el flamenco, yo como todos los aficionados admiramos a Camarón, pero al de la primera época.
En resúmen, Marchena al igual que otros cantaores como Angelillo han sido muy infravalorados sin razón alguna por envidia, y eso es una pena y una verguenza porque voces como la de Molina, Valderrama, Marchena, Angelillo, Pinto, Caracol, Vallejo son posiblemente de las mejores voces no sólo del flamenco, sino de la música en general, pero esto es España, no valoramos lo que tenemos, muchos odian el flamenco sin saber lo que es, veneran la música americana mientras dentro del flamenco nos echamos "mierda" unos a otros.

Jose Morente dijo...

Anónimo

Comparto y suscribo su opinión de que el flamenco es muy grande y por tanto cabe todo. Las críticas a Marchena infundadas en su opinión y en la mía pero eso es lo que hay.

Habrá quien prefiera a Manolo Caracol y otros se decantarán por Marchena pues sus mundos anímicos y vitales muy distintos pero... tan flamenco uno como el otro.

Respecto a Camarón, otro de los grandes, ya no estoy tan de acuerdo con usted. Efectivamente a mí, personalmente, me gusta más su primera etapa pero el derecho a inventar aunque sea a costa de equivocarse, asiste a cualquier artista. Mejor o peor, todo lo que hacía Camarón era también flamenco porque el flamenco lo llevaba dentro.

Un cordial saludo