miércoles, 14 de diciembre de 2011

Joselito el Gallo (VII) Suspiro limeño (2ª parte)

 

clip_image032

Joselito descansando en su casa de Lima. Vestido también de gentlemen (para no ser menos que Belmonte)

 

Álbum gráfico del toreo de Joselito en Lima

Las imágenes de Joselito toreando en Lima, a fuer de escasas, no han tenido demasiada difusión. Por ello me ha parecido interesante insertar una recopilación de todas las que he podido localizar.

Se trata de un Joselito en su madurez pero que se enfrenta a un público nuevo para él. Público que, además, ha conocido antes a Juan Belmonte. Torear en Lima supuso para José un nuevo reto en su exitosa carrera. Reto que, como en el venía siendo habitual, superó con matrícula de honor. Y eso que el ganado no estuvo a la altura de los deseado. De hecho, no se pudieron programar más corridas por falta de reses adecuadas.

Sin embargo, el público limeño de entonces (en actitud que le honra) supo valorar al torero con independencia de las reses lidiadas. O, mejor dicho, en función de las reses lidiadas.

Es importante constatar que hoy sigue siendo igual y que en la Feria del Señor de los Milagros de este año de 2011, hemos podido presenciar personalmente como ese mismo público protestaba contundentemente la falta de presencia y trapío de las reses de Rafael Puga, pero aclamaba y premiaba a Miguel Ángel Perera y Enrique Ponce, quienes estuvieron muy por encima de las condiciones del ganado. Lo cortés no quita lo valiente.

IMGP0134

La elegancia del toreo de capa de Enrique Ponce en Lima. Este año se le ha concedido el premio del Escapulario de Oro de la feria del señor de los Milagros por su magnífica actuación en esa plaza (Foto de Jose Morente).

En cualquier caso y a la vista de las fotografías Joselito destaca, como siempre, por la variedad de su repertorio y por su apostura en la cara del toro ante el que nunca se descomponía.

clip_image002

Óleo de Ruano Llopis que se encuentra en el Museo Taurino de la plaza de Acho. Joselito preparado para el paseíllo, detrás se distingue claramente a Blanquet.

 

clip_image006

Una verónica de José con la mano de salida alta (como se estilaba entonces) pero cargando mucho la suerte y con el compás bastante abierto. Mandando en la embestida con el cuerpo en giro de cintura. Hoy se torea con el compás más cerrado.

clip_image008

El remate de capote a una mano. La figura del torero (muy erguido) denota mucha tranquilidad. Sin embargo, José no pierde de vista la cara del toro.

Joselito en Lima (Panorama) Farol 001 (2)

El farol en el remate de un quite. Variedad del toreo de capa. En este caso, más quiebro que lance, el torero ha esquivado una embestida incierta.

clip_image012

Magnífico par de banderillas. Joselito (gran banderillero) clava reuniendo las manos y con el pitón derecho del toro apuntando los muslos del torero.

clip_image014

Inicio de faena de muleta. Joselito da un sensacional pase por alto de rodillas. La belleza del toreo por alto, poco reconocido y valorado hoy día.

clip_image020

Ahormando la cabeza del toro en un magnífico pase de muleta marca de la casa. El kikiriquí. Con esta foto se desvela la respuesta correcta del test gallista nº 2 que se planteó en una anterior entrada de esta serie. El kikiriquí es un ayudado por alto donde las dos manos (la de la muleta y la del estoque) van juntas en el pase, pero con los codos muy altos y separados del cuerpo.

clip_image022

El toreo al natural. La muleta va muy alta y horizontal pero el torero está muy cruzado, mandando mucho en la embestida del toro. Un pase por arriba (que no por alto) sorprendentemente de mucho castigo, que rompe al toro 

clip_image018

José se adorna en el remate de un pase de muleta, cogiendo el pitón del toro. El adorno intercalado durante la faena de muleta aparece aquí como muestra de conocimiento y dominio pero no sustituye al toreo fundamental.

clip_image024

Esta es la fotografía más conocida de José en Lima pues se incluyó en el tomo III del Cossío. Monumento del toreo al natural. José torea muy erguida la planta y muy metido en los terrenos del toro que (se trata casi con total seguridad de Rico-rico, berrendo en negro de la ganadería del Olivar, lidiado el 4 de enero) se destronca en el intento de seguir la muleta. Destaca el inmenso poderío del torero. Sobre esta faena, la crítica reconocía que “José sentó cátedra de torero artístico, inmenso e inimitable” Los naturales se calificaron como “lo mejor de lo mejor”. El Tío Cencerro escribió (en “La Prensa”) estos versos : “Esto ya es piramidal/¡Descubrirse los toreros!/¡Señores!!Echad sombreros!/¡Cachimbos!¡La marcha real!”.

clip_image016

Otro pase por alto. Esta vez se trata de un pase de pecho. Un verdadero pase de pecho pues el pitón pasa delante del pecho del torero. De un torero, José, muy erguido que resopla ante la poca fijeza de la embestida de un toro que se desentiende de la muleta y le busca como el que se deja algo atrás. Por cierto, un toro muy astifino y bien puesto de pitones.

clip_image026

La faena está finalizada. El toro se acobarda y se entrega. Joselito se arrodilla en la cara ante los mismos pitones de la res.

clip_image028

Joselito se desplanta de espaldas al toro. Fotografía de la portada del número 1.195 de la revista Sol y Sombra (marzo de 1920).

El triunfo(Esta fotografía – que está en el Museo de la Plaza de Toros de Acho, nos la facilita el gran aficionado limeño Pocho Paccini Bustos, cuyo interesante blog El desjarrete de Acho, recomiendo). Apoteosis en la vuelta al ruedo con el ganadero del Olivar don Celso Vázquez. Era la última corrida oficial de José en Lima (8 de febrero) que toreó ese día en solitario. Sin embargo, todavía actuaría un día más  y a beneficio de la Aviación peruana con toros de una ganadería mexicana. Fue el día 12, víspera de su regreso a España. José alternó con Flores y Cachucha matando cada uno un toro.

 

Traje de luces que Joselito llevaba ese día de su última corrida en Lima (Esta traje también se encuentra en el Museo Taurino de la Plaza limeña y también nos la facilita Jorge)

El Regreso. Ya puestos ¿porqué no torear en Montevideo?

Joselito emprendió el regreso el día 13 de febrero, en dirección a Valparaíso, desde donde cruzó los Andes en tren, llegando a Buenos Aires el 23. Allí permaneció varios días y después marchó a Montevideo.

Ferrocarril Trasnadino 02

Joselito cruzó los Andes en el ferrocarril trasandino que le llevó de Chile a la ciudad de Mendoza en Argentina. La línea se había inaugurado en 1910 y se electrificó el año 27.

En Montevideo tuvo lugar una de las anécdotas más curiosas de la aventura americana de Gallito.

José había declinado la invitación a comer que le hicieron los miembros del Club Guerrita de esta ciudad (en su lugar envió a su cuadrilla) por tener un compromiso previo. Sin embargo, durante el almuerzo los socios del club organizaron sobre la marcha una fiesta en una placita a las afueras de la ciudad. Fiesta a la que invitaron a Joselito, el cual aceptó asistir sin necesidad de que nadie le insistiera mucho.

1920-02-29 Toreando en montevideo

Vista de la placita de Montevideo, donde los socios del Club Guerrita celebraron la improvisada fiesta a la que asistió Gallito, el día de la actuación de este torero.

Además de José torearon un aficionado práctico de Montevideo (Un “sportman” dicen algunas biografías llamado –según Gori Muñoz- J. A. Magariños) al que José dio la “alternativa” y el novillero Gabriel Hernández “Posadero” amigo de Joselito.

 1916-08-14 (p. La Lidia)Gabriel Hernandez (Posadero)

Este es Gabriel Hernández “Posadero” quien alternó con José en Montevideo (Fotografía publicada en la Lidia el 14 de agosto de 1916) y quien en Lima había actuado como banderillero profesión que haría suya poco tiempo después enrolado en la cuadrilla de Gaona.

19200605 (p. Caras y Caretas) Joselito en Montevideo

Esta foto de Joselito toreando en Montevideo la publicó la revista argentina “Caras y Caretas” en junio de 1920 con motivo de la muerte de Gallito. José viste camisa blanca y tirantes pues venía de un almuerzo con sus amigos Florentino Sotomayor y Rafael Linaje y no tenía previsión alguna de torear en ese día. Sin embargo, no dudó en aceptar la invitación que le hicieron los socios del Club Guerrita.

Joselito en Lima Sol y Sombra 008

La revista Sol y Sombra en su número 1.198 del 15 de marzo de 1920, se hizo eco inmediatamente del histórico festejo celebrado en Montevideo transcribiendo la noticia publicada en el diario “El País” de Uruguay Joselito desafiaba la prohibición que sobre el toreo pesaba en aquel país.

18101818_4441393

Barco en el Puerto de Montevideo en las primeras décadas del siglo XX. Desde aquí partió Gallito para España.

Llegada a España

1920-03-19 Llegada a Cadiz Joselito en cubierta

1920-03-19 Llegada a cadiz

1920-03-19 llegada a Cadiz Muchedumbre

1920-03-19 Llegada a Cadiz paridarios y amigos

Secuencia de la llegada. (1) José en la borda sonriente ante el gentío que le esperaba. (2) La comitiva de recepción encabezada por el crítico Don Pío desciende la escalerilla del Infanta Isabel. (3) La muchedumbre que le esperaba en el muelle gaditano. (4) Fueron a recibirle numerosos amigos, aficionados, compañeros y periodistas como Menchero, Ucelayeta, Urquijo, Pineda, Belluga, Soto, Jacobo Megías, Don Pío, Don Justo, Don Criterio, Ignacio Sánchez Megías, Paco Madrid y Manolo Martín Vázquez, entre otros. Con algunos de ellos se fotografiaba un emocionado Joselito.

Balance de un viaje y reflexión final

1919-20 Joselito en Lima con Alfredo Lama

Joselito con Alfredo Lama, uno de los buenos amigos que hizo en Perú.

Para Joselito el viaje a Lima toda una aventura, supuso un paréntesis en su situación personal muy compleja desde la muerte de su madre y la negativa del padre de su querida Guadalupe, a lo que habría que añadir las duras críticas de Gregorio Corrochano, el periodista de mayor prestigio entonces, desde su tribuna en ABC.

Las imágenes de Joselito en Lima y durante todo el viaje, lo muestran –sin embargo- siempre sonriente y atento a lo que le rodea. Es un José que parece despreocuparse de sus problemas  como si estos se hubiesen quedado en España. Problemas que volvería a encontrar a su vuelta y que intentaría resolver el torero por todos los medios, aunque sin conseguirlo.

clip_image004

Un sonriente Joselito el día de su primer paseíllo en Lima. (Detalle de la foto que publicábamos en la anterior entrada).

Pero no sólo en lo personal, sino también en lo profesional, el viaje a Lima tuvo una significación especial para Joselito. Y es que José llegó a aquellas tierras después de Juan Belmonte. Después de que en ellas hubiese triunfado el toreo de Juan Belmonte.

Belmonte en Lima 03 001

Belmonte en Lima, en un pase por alto. Aunque la estética del pase de pecho de Juan sea muy distinta al de Joselito (ver foto del pase de pecho de José insertada más arriba), la técnica es la misma.  

Para Joselito, conceptuado como el último torero del “antiguo régimen”, el reto limeño (y a él le atraían sobremanera los retos) le fascinaba. Joselito llegó a Lima empeñado en demostrar su superioridad como torero, sin importarle la actitud preconcebida de parte del público ni la mala calidad del ganado a lidiar.

En su fuero interno José estaba dispuesto a triunfar a costa de lo que fuese y lo consiguió. Tanto que los limeños se hacían la boca agua pensando en una posible próxima temporada con José y Juan encabezando los carteles de la, ya entonces, centenaria Plaza de Acho. Algo que las trágicas circunstancias posteriores impedirían.

  IMGP0063 - copia

Joselito en Lima. Pendiente de la lidia de su toro y dispuesto a triunfar

Para nosotros queda (pasado el tiempo) otra posible lectura de lo acaecido y un motivo de reflexión.  ¿Cómo se explica cabalmente el triunfo de José en Lima si, como se nos ha repetido hasta la saciedad, su toreo estaba ya caduco frente al nuevo modo impuesto por Juan Belmonte, ídolo –además- de los limeños, quienes lo vieron torear antes que a José?

¿No será que el concepto torero de Joselito no era –en el fondo- tan “antiguo” como siempre se nos ha pretendido hacer pensar?

Interesante cuestión en cuya solución puede que se encuentren algunas de las claves -no resueltas- del toreo actual. El hilo del toreo, que diría Pepe Alameda. Tendremos pues que volver –más adelante- sobre el interrogante planteado.

1920-06-05 (p) Mundo Grafico Joselito conductor en Valencia

Joselitochauffeur” en Valencia. Curiosa imagen para tratarse de un personaje de mentalidad tan antigua, según han dicho los historiadores del toreo.

5 comentarios:

Gastón Ramírez dijo...

Insuperable lo de: "¡Traigan a los gobernantes de este país, a ver si viéndome torear permiten las corridas de toros!".
Una nueva ¡Enhorabuena! por tu artículo y las imágenes.
Viendo las fotos he vuelto a pensar en un gran misterio de la lidia moderna: ¿no te parece que el hoyo de las agujas ha ido retrocediendo descaradamente en estas últimas épocas? El morrillo sigue en el sitio de siempre, pero los puyazos, las banderillas y el estoque han ido (con el paso del tiempo y el avance de la desvergüenza de los toreros) caminando con gran decisión hacia la penca del rabo.
Un abrazo.

Jose Morente dijo...

Gastón:

Desde luego, la frase de Joselito en Montevideo tiene su miga y puede servirnos hoy a la reflexión. Creo que el toreo tiene "mala prensa" pero eso no quita para que los aficionados nos quitemos ese complejo de culpabilidad que otros quieren imponernos. Algunos aficionado parece incluso -por su actitud- que piden disculpas por serlo.

Creo que el toreo no tenemos que justificarlo (tanpoco es malo hacerlo) sino como decía Gallito "Enseñarlo".

Por lo que respecta a la situación del morrillo (siempre la misma) y la de los puyazos, banderillas y estocadas, creo que no se trata de un problema de toreo antiguo o moderno sino de estar bien o mal. Cuando los toreros están bien (hoy como ayer) todo se hace en su sitio. Cuando están mal.. Es la debacle (ayer como hoy).

Juan Medina dijo...

Ese Joselito despreocupado y sonriente en Lima me ha recordado a Manolete en México, lejos de todo y de todos, enamorado y feliz.

Jose, las fotografías que has seleccionado son un canto al arte de torear. Gracias por volver a emocionarme.

Jose Morente dijo...

Juan:

Interesante comparación. Es cierto. Aunque yo no había reparado en el parecido con la situación vivida por Manolete en México.

Si bien en concepto del toreo estén tan lejanos, Joselito y Manolete, puede que en su situación personal (especialmente las últimas temporadas) tengan más puntos de contacto de lo que se ha contado.

Un abrazo y felices fiestas

Pedro Pérez Muñoz dijo...

Emocionante, muy emotivo, felicidades.